Este fin de semana mientras veía Netflix pensaba en lo desafiante de tener la mirada puesta en el futuro de un negocio, sobre todo en un entorno que exige satisfacer las necesidades de los clientes y del mercado que están en constante cambio.

En Netflix, esta premisa de mirar al mañana teniendo como aliado a la tecnología, es algo que Ted Sarandos, jefe de contenidos de la firma, ha hecho muy bien. Supo ver que el futuro estaba en llevar el entretenimiento hasta la comodidad del hogar a través de internet.

Sin duda, la era digital ha permeado muchos aspectos de la vida cotidiana, los ha transformado de manera vertiginosa y para siempre. El ámbito de los bienes raíces no es la excepción. Hoy se puede administrar un inmueble de forma digital o usar drones para tomar fotografías y videos aéreos de una propiedad. Ya no solo se trata de ver, ahora también se puede sentir.

En la actualidad un software puede optimizar todo, desde la construcción hasta la comercialización. Antes un cliente tenía que acudir personalmente para ver un inmueble, ahora puede recorrerlo de manera virtual, algo que le permite tener experiencias además de datos.

¿Pensemos entonces cómo ha cambiado el rol del asesor? La transformación es radical. Ha dejado de ser alguien que solo muestra casas para asumir un papel más completo ofreciendo asesoría legal y fiscal. Pero también está el otro lado de la moneda: el uso de plataformas digitales para anunciar, vender o rentar una casa, lo que puede llevar a los internautas a realizar esas operaciones sin la intermediación de un experto. De ahí el reto para el gremio de apostar por la capacitación y ofrecer un servicio diferenciado.

Un ejemplo de cómo la tecnología puede favorecer al negocio de bienes raíces es lo que hacemos en Vivanuncios con la herramienta Protool, una red inmobiliaria con el inventario más grande de propiedades y una gran oportunidad de hacer networking en México. Lo que buscamos es multiplicar las ventas de nuestros clientes.

La evolución digital ha modificado por igual la construcción de residencias y ciudades inteligentes. Asimismo, la tendencia proptech está transformando el sector a través de la tecnología. La aportación de valor al mercado de bienes raíces se da en actividades tan distintas, como la inversión, gestión, comercialización, financiamiento y el análisis de datos.

Toda esta dinámica requiere un esfuerzo importante para defender los intereses de los clientes y, al mismo tiempo, medir los esfuerzos realizados en el ciberespacio para ese efecto.

En una era de cambios, se requiere adaptación e innovación. Solo basta que alguien lo haya hecho con éxito para demostrar que se puede, para probar que ‘camarón que se duerme, se lo lleva la corriente’.

Written by Karim Goudiaby

Leave a Comment